Pero esta es la realidad. Los azulgranas llegan al Santiago Bernabéu con once puntos de ventaja, por lo que una victoria dejaría a los blancos con una desventaja casi insalvable, aunque desde luego no imposible. La presión está sobre los pupilos de Zidane, que llegan crecidos tras su victoria en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA y con ganas de poner la guinda a un año 2017 inolvidable para sus intereses.

 

El Deportivo ABANCA afronta la última semana de entrenamientos del año 2017 antes del merecido descanso navideño.